Crónica de jornadas:Ludere II, Martillo de los Dioses viaja a Puente Genil.

¡Hola a todos y bienvenidos de nuevo a Martillo de los Dioses! 

Hoy toca crónica de jornadas, y es que este fin de semana, los tres miembros de esta casa, Eru, Belle y Vulzen, nos hemos desplazado hasta Córdoba para disfrutar de un fin de semana lúdico lleno de rol y juegos de mesa con los amigos de la Guardia Lúdica en sus jornadas Ludere II.
Cartel de las jornadas.

En esta aventura nos han acompañado gente tan genial como Telmo Arnedo, que ya se ha convertido en un habitual de nuestros viajes a jornadas, Dan Rope, otro buen amigo de esta casa, el inolvidable CiberPriest y Jaime "Lord Gideon", otro buen paisano rolero de este que escribe.

Nuestra aventura comenzó el viernes, cuando partimos dirección Baena en caravana. Esa noche pudimos disfrutar de una partida que nos dirigió Telmo de Nuestro Último Verano, la última creación de la buena gente de Grapas&Mapas. El bueno de Telmo nos lo trajo directamente de las Vieja Escuela Con de Bilbao. Nos sumergimos por unas horas en los años 80, a lomos de nuestras bicicletas BH y Orbea, nos metimos en más de un lío (no contaremos nada por no hacer un destripe a quien quiera jugar la aventura del manual, pero se avecina reseña del mismo) y, sobre todo, nos peleamos a golpes con la pandilla rival en el pueblo de Laguna Alta y pudimos liberar a un amigo muy especial al grito de ¡¡¡ANKAWA!!!.

El sábado por la mañana, tras desplazarnos hasta el pueblo de Puente Genil, el famoso hogar del dulce de membrillo, comenzó bien, y lo hizo con una partida de Vieja Escuela Pulp con ciertos toques lovecraftianos que nuestro buen amigo CiberPriest nos dirigió. La aventura en concreto fue King's Rock, una de las clásicas de la revista Líder. Hubo zombies antropófagos, momias, carreras y hechizos, todo lo que un buen fan de Lovecraft necesita, de la mano de un buen director de juego. 
Mi personaje de Vieja Escuela Pulp.

Así da gusto jugar, narices.


Belle con el yelmo de Telmo. 

Añadimos un cambio a Vieja Escuela, jugamos con 3d6 en lugar de lanzar el clásico d20 que todos los juegos OSR usan, y aunque me costó muchísimo aceptarlo, la verdad es que el juego funciona mejor y los resultados son más equilibrados, teniendo un porcentaje de resultados bastante mayor. 

Tras disfrutar de una deliciosa pizza en una pizzería del pueblo, dirigí Ablaneda, de mi buen amigo Jose Carlos "Kha" Dominguez. La aventura en concreto fue La cueva de la Ayalga, del manual básico, muy adecuada para jornadas o jugadores que se están iniciando en los juegos de rol. La verdad es que mis jugadores estaban de vuelta de todo y se las vieron venir al kilómetro, solucionando la partida de una forma muy rocambolesca. 

Esa noche, tras una buena cena, Telmo estuvo dirigiendo una partida de terror en el País Vasco actual, probando un mini juego de los suyos, mientras yo tuve una animada charla (aunque terminase quedándome dormido) con Lord Gideon y CiberPriest.

El domingo por la mañana estuvo bastante más flojo en cuanto a rol se refiere, ya que solo una partida pudo arrancar, la de nuestro amado presidente Juan Tilmöst, La novia ensangrentada, una genial aventura de Hardboiled. 

A la hora de comer la organización nos sorprendió con algo que para mí ha convertido a estas jornadas en una de mis favoritas: montañas y montañas de pizza. Un buffet con cinco variedades distintas de la misma pizzería donde comimos el sábado (Pizzería Dani, muy recomendable, por cierto). Esto es insuperable, admitidlo, organizadores de jornadas de rol españolas. Me quito el sombrero ante estos chicos.

El domingo por la tarde se animó bastante la cosa y todas las partidas pudieron arrancar: La Mina de Gorhurd, que llevaba CiberPriest, Taura junto a Lord Gideon y Mi reino por un billete, de Tesoro y Gloria, que llevaba un servidor. 

Pude dirigir a un grupo cuyo primer contacto con el juego fue mi partida, y la verdad es que salió redonda, lo pasamos genial. La aventura en concreto me encanta, ya que me recuerda a la primera partida de rol que jugué, que fue el contrato de Oldenhaller, del viejo Warhammer Fantasía primera edición. Tan satisfechos salieron estos chicos que se llevaron un manual del juego y, para colmo, ganaron en el sorteo la novela de Tesoro y Gloria que ha escrito Telmo, (El barco de velas rojas). 

Pasamos el resto de la tarde en la ludoteca (por cierto, bastante amplia) jugando a Camel Up, un divertido juego de carreras de camellos que me gustó, aunque no soy muy de juegos de mesa. 

Por cierto, ya hay fecha para las Ciudad de Arkham, cosa que me hizo tremendamente feliz. Pude recoger un folleto en las jornadas.

En general, han sido unas buenas jornadas, si bien pienso que eran más orientadas a los juegos de mesa que al rol. El espacio era estupendo, la ludoteca muy extensa y variada y los chicos y chicas de la organización muy atentos y encantadores todos. De hecho, nos obsequiaron con agua, bollicaos y diversos dulces navideños a todos los que fuimos a jugar, así como de dulce de membrillo (no podía ser de otra forma siendo de Puente Genil). Por decir algo negativo, quizá la sala de rol tenía mala acustica para albergar varias partidas a la vez. 
Lugar en el que se realizaron las jornadas: la biblioteca pública de Puente Genil.

Las jornadas contaron con una zona infantil, cada vez más necesaria.

La extensa y variada ludoteca de la asociación Guardia Lúdica.

No podía faltar el rol.


Un abrazo desde aquí a todos los integrantes de la Guardia Lúdica, muchas gracias por el curro que os habéis pegado y nos vemos el año que viene. Enhorabuena por las jornadas, chicos.

Y nosotros nos leemos aquí, en la próxima entrada de Martillo de los Dioses. Hasta entonces, suerte con los dados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Últimas Entradas

Ciudad de Arkham 2019.

¡Bienvenidos de nuevo a Martillo de los Dioses! El último fin de semana pudimos acudir como todos los años religiosamente a la que ya es n...